Home / DERECHO / MODELO PROCEDIMIENTO DE SEPARACION CONVENCIONAL Y DIVORCIO ULTERIOR EN LAS MUNICIPALIDADES Y NOTARIAS

MODELO PROCEDIMIENTO DE SEPARACION CONVENCIONAL Y DIVORCIO ULTERIOR EN LAS MUNICIPALIDADES Y NOTARIAS

PROTECCION DE LOS HIJOS MENORES DE EDAD Y MAYORES CON INCAPACIDAD EN EL PROCEDIMIENTO DE SEPARACION CONVENCIONAL Y DIVORCIO ULTERIOR EN LAS MUNICIPALIDADES Y NOTARIAS EN LA CIUDAD DE CUSCO

PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA
Si bien es cierto, la dación de La Ley N° 29227, Ley que regula el Procedimiento No Contenciosos de Separación Convencional y Divorcio Ulterior en Municipalidades y Notarías, ha aliviado notablemente la carga de los Juzgados de Familia en esta materia, y abreviado los tiempos y bajado los costos para dicho fin; sin embargo, a mi parecer también existe entre otros una inobservancia en cuanto a uno de los requisitosde la solicitud, la misma quesegún dice la norma antes citada debe estar acompañada de una declaración jurada de no tener hijos menores de edad o mayores con incapacidad, o de tenerlos, contar con una sentencia firme o acta de conciliación emitida conforme a Ley, respecto de los regímenes de patria potestad, alimentos, tenencia y visitas de los hijos menores de edad o mayores con incapacidad.
Quiere decir, que sin mayor rigor una declaración jurada que no va a tener ningún contraste – pues la Ley no lo considera así – los todavía cónyuges pueden sin prever las consecuencias que no se encuentran explícitas en la norma, hacer la declaración jurada de no tener hijos menores de edad o mayores con incapacidad, teniéndolos en realidad; por tanto, quedando estas personas incapaces totalmente desprotegidas en cuanto a los derechos que por naturaleza les corresponde.
Aunque suene irónico, siendo nuestro país, una república proteccionista de la familia, de la mujer, del niño y del adolescente; fuera de brindar un mecanismo fácil para la disolución del vínculo matrimonial con la dación de la Ley N° 29227, también se olvida de brindar esa protección al menor reiteradamente enunciada incluso en la Carta Magna de 1993, en el sentido de que pasa si una pareja con hijos menores de edad, o lo que es peor, mayores con incapacidad; con el afán de terminar a cualquier precio el vínculo que los une, recurre a la municipalidad o ante el notario y presenta una declaración jurada simple de no tener hijos menores de edad o mayores con incapacidad, obviamente habiendo omitido ir al órgano jurisdiccional competente para cautelar los derechos de sus hijos, así como a ningún centro de conciliación con dicho fin; es de fácil entender que esos hijos tendrán que esperar la buena voluntad de sus padres, puesto que no hay un mandato o un compromiso de ninguno de ellos de tenerlos, de asistirlos en sus alimentos o de simplemente de verlos crecer y desarrollarse. De cierto modo esta norma fomentaría el abandono de los hijos por parte de padres irresponsables.

FORMULACIÓN DEL PROBLEMA.-
¿Cómo la Ley N° 29227 protege al hijo menor de edad y al mayor incapaz?
OBJETIVOS DE LA INVESTIGACION
OBJETIVO GENERAL.-
 Coadyuvar a que la Ley 29227 y su reglamento, blinden de una manera correcta a los hijos menores de edad y mayores con incapacidad.
OBJETIVOS ESPECIFICOS.-
 Retirar de la Ley 29227 y su reglamento el requisito de acompañar a la solicitud una simple declaración jurada de no tener hijos menores de edad o mayores con incapacidad.
 Plantear la modificatoria de la norma, de tal manera de no dejar desprotegidos a los hijos frente al distanciamiento de los padres, propio del divorcio.
JUSTIFICACIÓN DE LA INVESTIGACIÓN.-
La presente investigación se plantea porque al parecer del investigador, existirían serios vacíos o inobservancias en la norma a investigar, exactamente en los extremos correspondientes a los requisitos para acceder al ámbito de la ley, que perjudican a los hijos dolosamente no declarados.
Al existir personas que se pueden perjudicar o en todo caso se encuentran desprotegidas, lo que se pretende con la presente investigación es crear conciencia más allá del mismo espíritu de la norma, que, aunque según muchos dicen, busca alivianar la carga del poder judicial o economizar tiempo y dinero; sin embargo lo que existe detrás de éste plus es un problema que a futuro se puede presentar.
MARCO TEORICO
INTRODUCCION
Para empezar es de manifestar que este procedimiento es de naturaleza no contencioso, es decir no hay contienda, ambas partes deben de estar de acuerdo, aquí no se habla de causales, no hay cónyuge culpable ni inocente.
En razón de este carácter “no Contencioso” es que el Estado peruano ha delegado tanto en notarios como en funcionarios municipales idóneos el encargo de tramitar dicho procedimiento, ello aunado a la gran cantidad de demandas de divorcio que suceden en el Perú, y constituyen una gran carga para el poder legislativo; es por eso que con el afán de descongestionar la alta carga procesal en los juzgados de familia respecto a estos temas, se expidió la ley N° 29227, que regula el Procedimiento No Contencioso de la Separación Convencional y Divorcio Ulterior en las Municipalidades y Notarías. Además también se expidió el reglamento de esta ley, el decreto supremo Nº 009-2008-JUS.
Ante lo ya manifestado, nace o mejor dicho existe un tema que aclarar, este es: “¿los asuntos no contenciosos son de naturaleza jurisdiccional?”, y como bien lo dice el doctor Elvito A. Rodríguez Domínguez, “… La doctrina procesal uniformemente reconoce que la función jurisdiccional tiene por objeto resolver conflictos o controversias mediante sentencia con autoridad de cosa juzgada. Por consiguiente aquellos que no contienen conflicto o controversia no son objeto de función jurisdiccional.”
Lo que caracteriza a estos procesos, es que en la relación jurídica procedimental, no existen demandante y demandado, o sea, ambas personas recurren ante la autoridad (notario o funcionario municipal autorizado) mediante una simple solicitud firmada por ambos, en busca de obtener el divorcio y la autoridadsiguiendo el trámite prescrito por Ley y en razón de sus facultades conferidas por el Estado, cumplidas las diligencias dentro de los plazos pre establecidos, declara el divorcio ulterior.
Cuando se habla de la Separación Convencional y Divorcio Ulterior en sede Notarial o en municipalidades, se desprenden dos actos de suma relevancia, que son la Separación de Cuerpos o Separación Convencional y el Divorcio Ulterior, que se dan en dos etapas distintas del procedimiento, los mismos que más adelante serán abordados en mayor detalle.
Para acceder a este procedimiento ante todo se debe haber contraído matrimonio civil dos años antes de la postulación de la solicitud entre otros requisitos que a continuación se referirán brevemente.
Los notarios en el Perú, al haberse dado La Ley Nº 29227, Ley que regula el procedimiento no contencioso de la separación convencional y divorcio ulterior, ejercen competencia para atender aquellos casos en que un varón y una mujer que han contraído matrimonio civil y que después de haber transcurrido dos años o más, de la celebración de aquel matrimonio, se encuentran de acuerdo en poner fin al matrimonio. En efecto, la causal específica será «La separación convencional, después de transcurridos dos años de la celebración del matrimonio».
Es necesario tomar en cuenta que la unión libre, voluntaria de un varón y una mujer libres de impedimento, puede decaer, disolverse, extinguirse no solo por un hecho natural, cual es la muerte, sino también por acciones propias de cualquiera de los cónyuges, aquellas que la ley en general, considera como causales, dentro de ellas el mutuo acuerdo, o «separación convencional»
La separación convencional, supone el acuerdo de ambos, por el que tanto el varón como la mujer deciden, luego de haber intercambiado opiniones, analizado las razones por las que, no pueden seguir juntos, y definir cómo queda cada uno, cómo quedan los hijos (si los hubo), las obligaciones de los padres para con los hijos, de los cónyuges entre sí, y finalmente cómo quedan los bienes adquiridos.
Seria bueno, que con la simple determinación de la «separación» se extinguiera aquella unión, pero como aquella unión, trae consigo consecuencias jurídicas, como la de ser esposo o esposa, como que fruto de aquella unión nacen los hijos, como que de aquella unión y el trabajo en común, se pudo adquirir bienes, con los cuales se pudieron satisfacer necesidades materiales de la pareja y los hijos; entonces, estando allenguaje jurídico nacen derechos y obligaciones, entre los cónyuges, de los padres frente a los hijos, de la familia frente a la sociedad. Es entonces, que no se puede admitir la simple separación, admitiendo que cada uno tome sus cosas y por lo demás, qué importa!
Es en esta circunstancia que el derecho regula esta situación, admitiendo las instituciones como las de «La separación de cuerpos» y el «Divorcio». Y cada una de estas, tienen por objeto regular el decaimiento y, en su caso, la disolución del vinculo matrimonial. Por eso es que en todos los Códigos Civiles, Códigos de familia, y demás, se regulan estas instituciones con el mismo u otro nombre, pero todas tienen por objeto, regular aquella situación, que la mayoría de las parejas enfrentan.
En nuestra legislación peruana, se admite La separación de cuerpos (articulo 332 del Código Civil) como una medida de resolver aquella circunstancia de no poder seguir haciendo vida en común; por eso es que éste artículo, considera que al solicitar la separación de cuerpos, lo que se consigue es que legalmente, se suspendan los deberes relativos al lecho y habitación que tienen los cónyuges y es que además, se pone fin al régimen patrimonial de la sociedad de gananciales, dejando subsistente el vínculo matrimonial.
Pero para hablar de divorcio, es sumamente importante determinar previamente qué es el matrimonio.
EL MATRIMONIO.-
Es una institución social que crea un vínculo conyugal entre sus miembros. Este lazo es reconocido socialmente, ya sea por medio de disposiciones jurídicas o por la vía de los usos y costumbres. El matrimonio establece entre los cónyuges —y en muchos casos también entre las familias de origen de éstos— una serie de obligaciones y derechos que también son fijados por el derecho, que varían, dependiendo de cada sociedad. De igual manera, la unión matrimonial permite legitimar la filiación de los hijos procreados o adoptados de sus miembros, según las reglas del sistema de parentesco vigente.
De acuerdo a Wikipedia, el Matrimonio Civil es el matrimonio que se contrae, formaliza e inscribe ante las autoridadesciviles (registrocivil, administración pública, jueces o autoridades municipales); siendo en nuestro país, el Perú, que las autoridades competentes para celebrar el matrimonio civil son las municipales.
Sin embargo, más técnicamente expresado, se puede decir que el matrimonio civil es un acto jurídico civil, solemne y público mediante el cual dos personas de distinto sexo y libres de impedimento, establecen una unión regulada por la ley y dotada de cierta estabilidad y permanencia.
CARACTERISTICAS JURIDICAS DEL MATRIMONIO.-
Son las siguientes:
 Institución del derecho de familia.- El matrimonio evidentemente es una institución fundamental del derecho familiar, en primer lugar porque es su fuente principal, ya que gracias a él se crea la figura básica que da origen a la familia de base matrimonial y, luego, porque sin el matrimonio, no se concibe una comunidad fuerte, estable y duradera, al menos teóricamente.
Entonces, del casamiento no solamente derivan una serie de derechos y efectos jurídicos de orden personal y patrimonial para los cónyuges y los hijos, sino también permiten a los miembros del grupo doméstico mayor seguridad y moralidad, especialmente, para los hijos que hallan en esta institución las condiciones óptimas para su desarrollo integral.
 Unión de un varón y de una mujer.- Se trata, pues, de una unión intersexual monogámica, lo cual significa la preexistencia de un vínculo conyugal que impide la constitución de otro. Así lo establece el Art. 241, inciso 5º, cuando prescribe que no pueden contraer matrimonio los casados, es decir, que no pueden contraer otro enlace de carácter civil.
Esta unión tiene, sin duda, carácter heterosexual porque no permite el matrimonio de homosexuales, menos de transexuales o personas que cambian sobrevenidamente de sexo, sino tan solamente el de un varón y de una mujer. Tampoco se permite el matrimonio grupal conocido actualmente como la «sexualidad en grupo» que, en el fondo, está relacionado con la obscenidad.
Es más, la unión conyugal es permanente y estable en el sentido de que se contraen nupcias con el propósito de que perdure y que su estabilidad quede garantizada por la ley. Desde esta perspectiva el vínculo matrimonial es irrevocable como centro de seguridad ético y jurídico, lo que no debe confundirse con la indisolubilidad que tiene otras connotaciones.
 Legalidad.- El matrimonio es la unión de un varón y de una mujer legalmente sancionada por la ley, lo cual supone –en primer término- la aptitud legal para contraerlo y, luego, el cumplimiento de ciertas formalidades establecidas por el ordenamiento jurídico
Para hablar del matrimonio, queda sobreentendido que los pretendientes deben haber alcanzado la pubertad legal, que expresa el jusconnubi (salvo las excepciones establecidas en la ley) lo que lleva implícita la procreación y las condiciones de plena responsabilidad para asumir deberes y obligaciones que la unión matrimonial comporta.
Asimismo, el Derecho positivo pretende que el matrimonio se constituya a través de signos exteriores formales, que permitan captar el establecimiento de relaciones conyugales, a la vez, autoricen para ejercer el adecuado control de la legalidad que se refiere al cumplimiento de las solemnidades exigidas.
 Comunidad de vida.- Se refiere a la permanencia necesaria de los cónyuges que deben compartir de un mismo destino, esto es, para gozar no sólo de las excelencias que brinda la unión conyugal, sino también para soportar el peso de la vida y afrontar cada una de las vicisitudes que ofrece la existencia humana.
El matrimonio en nuestra legislación tiene como finalidad el establecimiento de una plena comunidad de vida, lo cual supone ya no la procreación de los hijos, la generación de prole, sino el hecho de traerlos al mundo en condiciones adecuadas de subsistencia, por ende, ya no se refiere a los aspectos parciales de la vida, sino a la vida misma.
La Constitución Política expresa que «el Estado ampara la paternidad y maternidad responsables», lo que puede entenderse como a un cierto control de la natalidad, que es excesiva en el país o, a la planificación familiar con métodos y procedimientos adecuados (contraconcepción), lo cual supone concebir un número determinado de hijos que esté en relación directa con la posibilidad económica de los padres. La paternidad responsable tiene incidencias directas sobre los niveles de pobreza que padece la mayoría de la población.
REGIMEN PATRIMONIAL DEL MATRIMONIO.-
Con la celebración del matrimonio civil, inmediatamente nace el régimen patrimonial de la sociedad de gananciales, salvo que antes de la institución del matrimonio civil, se haya celebrado ante notario y por escritura pública la constitución del régimen patrimonial de separación de bienes, claro está, que también debe inscribirse en el registro público.
Es necesario aclarar que una vez celebrado el matrimonio sin haber optado previamente por el régimen patrimonial de la separación de bienes, sí es posible cambiarlo, esto a través de una escritura pública de sustitución de régimen patrimonial de sociedad de gananciales por la de separación de bienes; y si existen bienes, también la liquidación de bienes sujetos a éste régimen social.
LA SOCIEDAD DE GANANCIALES.- En el Perú el código civil abrogado regulo la sociedad de gananciales calificando a los bienes como propios y sociales. En cambio, el código vigente lo rige en el libro III, Titulo Tercero, capitulo segundo y, más concretamente, en los artículos 301 al 326, atribuyendo a los bienes la calidad de bienes propios y sociales. Entre sus innovaciones más significativas están: la Implantación de un sistema que permite a los cónyuges elegir libremente entre el régimen de la sociedad de gananciales y el de separación de patrimonios; la eliminación dentro de la sociedad de gananciales de todo rezago de supeditación de mujer al varón; y, la supresión de los bienes reservados, de la dote y la remisión der las donaciones proter nupcias al libro VII.
La expresión sociedad der gananciales se forma con los términos societas(asociación de personas que cumplen un fin mediante cooperación) y ganancial (provecho o utilidad que resulta de un combate, un negocio u otra acción similar), que indican la existencia de un provecho, utilidad o lucros nupciales, por lo que semánticamente se refiere a las ganancias o beneficios económicos que los esposos obtienen al finalizar el matrimonio.
Escrische Cabanellas , sostiene que la sociedad de gananciales es una sociedad que, por disposición de la ley, existe entre marido y la mujer desde el momento de la celebración del matrimonio hasta su disolución, en virtud del cual se hacen comunes de ambos cónyuges los bienes gananciales, de modo que después se parten por la mitad entre ellos o sus herederos, aunque uno hubiera traído menos bienes que el otro.
Por su parte los autores españoles Diez-Picazo y Gullón al respecto señalan que «mediante la sociedad de gananciales se hacen comunes para el marido y la mujer las ganancias o beneficios obtenidos indistintamente por cualquiera de ellos, que le serán atribuidos por mitad al disolverse aquella». Arias-Schreiber refiere que la llamada sociedad de gananciales, no es otra cosa que la comunidad de adquisiciones a título oneroso de tipo germánico o comunidad en común.
En este sentido sostiene Javier Rolando Peralta , que se dice que la sociedad de gananciales es un régimen patrimonial de comunidad, en el cual se distinguen bienes propios de cada cónyuge y bienes de la sociedad adquiridos indistintamente por uno u otro durante el matrimonio y cuyos gananciales serán atribuidos por mitades al liquidarse la sociedad. Es necesario precisar ciertos conceptos como, derecho propio que solo un derecho de participación que cada cónyuge tiene en el valor de los bienes adquiridos a título oneroso durante el matrimonio. Los bienes gananciales que son objeto de división entre los consortes a fin de hacer efectivo aquel derecho. Los bienes remanentes que son los que se dividirán por mitades ambos esposos o sus respectivos herederos después de haber verificado las deducciones legales.
La naturaleza jurídica de la sociedad conyugal incide, más de una vez, en el modo de resolver las cuestiones específicas relativas a la titularidad de los bienes, a su gestión y a su responsabilidad, por eso se dice que sus elementos son: La unidad de masa (unión de patrimonios), la unidad de administración (que corresponde a ambos o a uno de ellos) y la unidad de responsabilidad (que son asumidas por ambos consortes). No obstante lo precedentemente expuesto, esta doctrina tiene como efecto impedir que se afecten bienes sociales por deudas personales de uno de los cónyuges, la misma que es va flexibilizando en los últimos tiempos sin afectar su esencia, pero permitiendo que los bienes sociales puedan embargarse, vale decir, los gananciales sin que pueda subsanarse hasta el fenecimiento y la liquidación de la sociedad conyugal.
EL ACTIVO PATRIMONIAL.
A. Bienes Propios.- Denominados también bienes privados de cada cónyuge. Los bienes propios son los que cada cónyuge tiene desde antes de la celebración del matrimonio y los que adquiere durante este a título gratuito, por subrogación real con otro bien propio, o por una causa a título anterior al matrimonio. Luego, los bienes propios son todos aquellos que cada cónyuge lleva al matrimonio o que adquiere después por herencia, legado o donación. Estos bienes, por disposición legal pueden ser del marido y también de la mujer.
Para la calificación de los bienes debe tenerse presente los principios rectores siguientes:
a) La época de la adquisición (anterior o posterior a la celebración del matrimonio).
b) El carácter oneroso o gratuito de las adquisiciones durante el matrimonio son bienes propios las adquisiciones gratuitas realizados por cualquiera de los cónyuges)
c) El origen de los fondos empleados en las adquisiciones fondos propios o comunes)
De acuerdo con el artículo 302 del código civil vigente, son bienes propios de cada cónyuge los siguientes:
1) Bienes adquiridos con anterioridad al matrimonio: Esta constituido por todos los bienes y valores patrimoniales de cualquier naturaleza, sin atender al origen o título de adquisición tales como los denominados bienes muebles e inmuebles, corporales e incorporales, rentas o créditos, que los cónyuges hayan aportado al iniciarse el régimen de la sociedad de gananciales. Son de dos clases.
-Bienes adquiridos con absoluta independencia del matrimonio, por ejemplo, los inmuebles o muebles adquiridos antes de la celebración del matrimonio
– Bienes adquiridos en vista de la futura celebración del casamiento, como las donaciones por razón del matrimonio. Solo los primeros responden en estos tipos de bienes.
2) Adquisiciones posteriores con origen anterior.- Son los bienes adquiridos por cada cónyuge cuando la causa precedió al régimen de la sociedad. Se trata de los bienes comprados a título oneroso durante la vigencia del régimen de la sociedad de gananciales, cuando la causa de la adquisición antecedió a la celebración del casamiento.
Está constituido por derechos que los cónyuges llevan al matrimonio, pero que hacen efectivos en fecha posterior a dicho acto y durante la vigencia de la sociedad. Si se analiza con detenimiento, estos bienes, prácticamente están involucrados dentro de los bienes adquiridos en vista de la futura celebración del casamiento expuesto en el subtitulo precedente.
3) Adquisiciones posteriores a título gratuito.- La ley se refiere a los bienes que adquiere cada cónyuge a título gratuito y durante la vigencia de la sociedad. Son todos aquellos adquiridos por cualquiera de los cónyuges sea por herencia, legado o donación durante el régimen de la sociedad de gananciales.
El art.304 del C.C. prescribe que ninguno de los cónyuges puede renunciar a una herencia o legado o dejar de aceptar una donación sin el consentimiento del otro. El fundamento se halla en que dicho cónyuge está interesado en que se adquiera bienes a título gratuito puesto que sus frutos y productos constituyen bienes sociales. Entonces, el bien es propio si es transmitido a título gratuito a uno de los cónyuges y social si beneficia a ambos. No hay duda, en este caso, surge una especie de copropiedad, por lo que cada cónyuge deberá incorporar a su patrimonio privativo la alícuota parte que le corresponde al liquidarse la sociedad.
4) Indemnizaciones.- las indemnizaciones por accidentes o por seguros de vida, provenientes de Daños y perjuicios o de enfermedades, deducidas las primas pagadas con bienes de la sociedad son bienes propios de cada cónyuge. Las indemnizaciones recibidas por uno de los cónyuges, por estos conceptos no son bienes sociales sino propios, en pero lo que corresponde a la sociedad conyugal son los frutos o productos de los recibidos como compensación.
Las indemnizaciones por accidentes o la que se paga en cumplimiento de seguro que cubre los riesgos personales implicados, tienen carácter personalísimo por el resarcimiento equivale a la alteración, disminución o perdida de la actividad de uno de los cónyuges; indemnización que por eso es incomunicable al patrimonio social. En cuanto a las deducciones de las primas pagadas si estas fueron canceladas con bienes propios, no cabe deducirlas; pero si estas hubiesen sido pagadas con bienes sociales es lógico que realicen las deducciones para reintegrarlas al patrimonio social. Aquí es posible la aplicación de la teoría del reembolso que pretende conservar el equilibrio de los patrimonios.
5) Derechos de autor e inventor.- son bienes propios del autor e inventor todos los derechos intelectuales, artísticos, técnicos o científicos, así como los patentes de invención o diseños industriales(a los que se ha venido a llamar derechos de propiedad intelectual).
Es el conjunto de derechos que la ley reconoce al autor o inventor por la obra producida por su inteligencia. Es el derecho a la paternidad de la obra que abarca a todo lo que es creación del ingenio humano como obras literarias, artísticas, jurídicas, técnicas, industriales, etc.
En la sociedad conyugal cada conyugal es titular de las obras creadas por cada uno de ellos, los que se conservaran respectivamente en forma absoluta su derecho moral, pero los derechos pecuniarios hechos efectivos durante el matrimonio tendrán el carácter de bienes comunes salvo régimen de separación de bienes( Art.17. D.Leg. 822).
El derecho patrimonial dura toda la vida del autor y setenta años después de su fallecimiento, cualquiera sea el origen de la obra y se transmite por causa de muerte. En las obras en colaboración, el periodo de protección se contara desde la muerte del último coautor (artículo 52. D.Leg. 822) al vencimiento de los plazos previstos en esta ley implica la extinción del derecho patrimonial y determina el pase de la obra al dominiopúblico y, en consecuencia, al patrimonio cultural común.
6) Libros instrumentos y útiles.- la ley establece que son bienes propios los bienes, instrumentos y útiles para el desempeño de una profesión o actividad ocupacional salvo que sean accesorios de una empresa que no tenga la calidad de bien propio. En efecto, la práctica de una determinada actividad no solo implica el desplazamiento de la energía física y mental, sino también el uso de libros, instrumentos y útiles indispensables para su buen desempeño, aun cuando hayan sido adquiridos con bienes sociales para uno de los cónyuge. Sin embargo la ley establece una excepción cuando los libros instrumentos y útiles constituyen accesorios de una empresa que no tenga la calidad de bien propio en cuyo caso se trata de un bien naturaleza social en aplicación del principio de que las partes accesorias de un bien siguen la condición de estas.
7) Acciones y particiones de sociedades.- por disposición legal son bienes propios también las acciones y particiones de las sociedades que se distribuyen gratuitamente entre los socios por revaluación del patrimonio social cuando estas acciones y participaciones constituyen bienes propios. Las acciones son las partes o porciones en que se divide el capital de la sociedad dando lugar a lo que la doctrina denomina sociedad por acciones. La ley establece que la acción es un titulo valor representativo del aporte al capital en las sociedades. En cambio las participaciones constituyen las ventajas o injerencias directas que una persona concede o reconoce a favor de otro en un negocio o empresa. Aquí se trata de la adquisición de nuevos bienes, tampoco constituyen nuevas rentas por lo que no son bienes sociales.
8) Renta vitalicia.- por la renta vitalicia se conviene la entrega de una suma de dinero u otro bien fungible, para que sean pagados en los periodos estipulados. Por mandato de la ley son bienes propios de cada cónyuge la renta vitalicia a título gratuito y la convenida a titulo oneroso cuando la contraprestación constituya bien propio.
Ahora bien, la renta puede originarse en un contrato o en una disposición complementaria si tiene origen contractual puede tratarse de uno a titulo oneroso o gratuito pero en ambos casos es solemne por que constituye mediante escritura pública bajo sanción de nulidad.
La renta vitalicia es a titulo oneroso si la prestación se realiza a cambio de un capital transmitido al promitente el cual, debe abonar la renta en compensación, como contraprestación la misma es a título gratuito si el promitente se obliga a constituirse en deudor sin necesidad de compensación alguna por espíritu de liberalidad.
9) Vestidos y objetos de uso personal.- la ley prescribe que son bienes propios los vestidos y objetos de uso personal cualquiera sea su valor así como los diplomas, condecoraciones, correspondencia y recuerdos de familia, aunque hubieran sido adquiridos durante la vigencia de la sociedad.
Preocupa el hecho de que en la vida real existan vestidos y objetos de gran valor económico como prendas de bizon, alhajas, electrodomésticos y otros análogos que podrían configurar en bienes sociales salvo que se pruebe lo contrario.
B) Bienes Sociales. Código derogado denominó «bienes comunes», mientras que el código actual «bienes sociales». Son todos aquellos objetos corporales o incorporales que adquieren durante el matrimonio a titulo oneroso y aun después de su disolución por causa o titulo anterior a la misma. Por consiguiente son los adquiridos por el esfuerzo de cualquiera de los cónyuges, por el empeño o por el azar de las rentas y frutos de los bienes propios y comunes.
En la práctica, la calificación de bienes sociales no siempre es fácil, por eso para determinar con certeza si tal o cual bien es propio o social es necesario recurrir a las presunciones que tienes el carácter de juiristamtun. Estas prescriben:
-Todos los bienes se presumen sociales salvo prueba en contrario.
-Los bienes sustituidos o subrogados a otros se reputan de la misma comisión de los que sustituyeron o subrogaron.
-Si vendidos algunos bienes, cuyo precio no consta haberse invertido, se compran después otros equivalentes, se presume mientras no se pruebe lo contrario, que la adquisición posterior es hecha con el producto de la enajenación anterior.
De conformidad con el art. 310 del C.C, los bienes sociales son los siguientes:
1) Todos los bienes no comprendidos en el art. 312. Según el código se entiende que son bienes sociales todos aquellos adquiridos a titulo oneroso durante la vigencia del régimen de la sociedad de gananciales a costa del caudal común. Por ejemplo la compra de un departamento, de un automóvil de un artefacto eléctrico o cualquier otro bien sea mueble o inmueble, corporal o incorporal, fungible o no fungible, etc., pero adquirido después de celebrado el matrimonio con el dinero de ambos.
No son bienes sociales, en cambio las adquisiciones a título gratuito o con los dineros provenientes de los bienes propios de uno de ellos. Es más, tanto la comisión reformadora como la revisora optaron por una solución simple y comprensiva al determinar que son sociales todos los bienes no comprendidos en la enumeración del art.302 y, que ciertamente dará cabida a aquellos otros que por el momento no se consideran en el numeral mencionado, pero que podrían existir. En ese sentido rige al principio en virtud del cual todo el que reclama un derecho debe probarlo.
2) Frutos del trabajo: el código civil peruano señala que son bienes sociales los cualquiera de los cónyuges adquieran por su trabajo, industria o profesión. Son los más importantes, no precisamente por su valor económico, sino porque dentro de nuestra realidad social y económica la mayoría de los hogares funda sus posibilidades de sustento material en la fuerza de trabajo de ambos cónyuges.
Por consiguiente, está formado por los salarios, sueldos, emolumentos y aun utilidades provenientes de transacciones comerciales percibidas durante la vigencia del régimen den loa sociedad de gananciales por cualquiera de los consortes.
La calificación de estos bienes no ofrece mayores dificultades; sin embargo podrían surgir dudas en ciertos casos, como acusando los rendimientos delo trabajo de uno de los cónyuges se origina en una actividad comenzada antes del matrimonio o terminada después de la disolución de este.
3) Frutos y productos de los bienes: Los frutos son los rendimientos periódicos de un bien que no disminuyen ni agotan el bien principal o la fuente de donde proceden distinguiéndose los naturales, industriales y civiles. Los productos, en cambio, son también los rendimientos que van disminuyendo paulatinamente la sustancia, la masa del cual proceden, hasta llegar a un momento en que se agotan. Son bienes sociales, por determinación de la ley, los rendimientos no solo de los bienes de la sociedad, dicho de otro modo, todos los frutos y productos de los bienes propios y sociales constituyen a su vez bienes de la sociedad conyugal.
4) Rentas de los Derechos de Autor e Inventor.- las rentas, de manera general, son las utilidades o beneficios que rinde periódicamente un bien, en ese caso, los derechos de autor e inventor. Entonces son los ingresos regulares de las utilidades generadas por los derechos de autor e inventor de obras literarias, artísticas, culturales, científicas, industriales, etc., así como todo aquello que es invención humana explotable.
Se aclara que los derechos de autor e inventor son bienes propios, pero las rentas de estos derechos son bienes sociales. Así, el producto de la venta de una obra es un bien propio, pero tendrá naturaleza social las utilidades y beneficios que producirán durante la vigencia de la sociedad conyugal como cobro periódico por la ejecución de una obra musical, por la exposición de un cuadro, la aplicación de una formula, etc.
5) Edificios Construidos a costa del Caudal Social.- efectivamente, el código civil establece que tienen la condición de bienes sociales los edificios construidos a costa del caudal social en el suelo propio de uno de los cónyuges, abonándose a este el valor del suelo al momento del reembolso. Dos son las razones que justifican la disposición en comentario, por un lado, estimular la edificación de viviendas y, por otro, facilitar el pago del valor del suelo, que la edificación misma. En lo referente al reembolso del valor del propietario del suelo, será el que tenga al momento de hacerse la operación y no al tiempo de hacerse la edificación de la obra. Parece que el código ha tocado un problema delicado y de gran actualidad, que si bien ya estuvo en el anterior, pero existía un gran vacío respecto al momento de realizarse el reembolso, que ahora ya ha sido superado.
C.- Prohibición de Contratar sobre Bienes Sociales.- sobre el particular el código civil derogado prohibía la contratación entre cónyuges y fue autorizada excepcionalmente para el otorgamiento de poderes, por acción de ley N°. 9013. Esta limitación, en extremo rigurosa y hasta única en la legislación comparada, no se compadecía en situaciones de la vida diaria, como los préstamos de uso y consumo entre los esposos con bienes propios o patrimonios separados.
SEPARACION DE PATRIMONIOS.-
El régimen de separación de patrimonios no tiene un origen conocido, sin embargo existen quienes manifiestan que ella refleja una aspiración social contemporánea de robustecer la personalidad de mujer casada. Se gobierna por el principio de la independencia entre los cónyuges en la titularidad de bienes y en la gestión de los mismos.
Llamado también en la doctrina tradicional «régimen de separación de bienes». Este régimen se caracteriza porque cada uno de los cónyuges tiene patrimonio propio, de manera que no existe unión o confusión de patrimonios del esposo y la esposa, porque los mismos están escindidos o separados entre sí.
En este régimen, no existe patrimonio de la sociedad conyugal, ya que uno de los cónyuges es propietario de lo suyo y ninguno coparticipe del otro, por consiguiente, cada cónyuge afronta a su vez el pago de sus obligaciones. En este sentido, se advierte con claridad, que no existe unidad de masa sino dos patrimonios independientes, desaparece la unidad de administración ya que cada cónyuge tiene la suya y, por último, desaparece también la unidad de obligación desde que cada uno asume el pago de sus deudas.
El artículo 327 del código vigente expresa que en el régimen de separación de patrimonio, cada cónyuge conserva a plenitud, la propiedad, administración y disposición de sus bienes tanto presentes como futuros y le corresponden los frutos y productos que se originen de los mismos
También el artículo 328 del mismo cuerpo legal determina que cada cónyuge responde de sus deudas con sus bienes propios, todo lo cual hace que se diferencie del régimen de la sociedad de gananciales.
La separación de patrimonios se constituye en un régimen independiente y alternativo, que esa gobierna en el principio de la independencia de los cónyuges en la titularidad de los bienes y en la gestión de los mismos. Igualmente, el interés familiar como principio rector para la gestión de los bienes sustenta la absoluta separación.
En cuanto a las facultades de administración, por mandato expreso de la ley, cada cónyuge conserva a plenitud las potestades de administración, sin que el otro cónyuge interfiera en el manejo de ella, ni está en el de aquel, y de tal forma que cada uno administrara independientemente su patrimonio propio. Igualmente debe aclararse que cada cónyuge no está obligado a encargar la administración de sus bienes al otro, salvo que así lo decida, no obstante el cual podrá encargarse dicha gestión a terceras personas con facultades generales o especiales, donde el otro consorte no tiene por qué obstaculizar ni interferir en los actos mencionados.
En lo atinente a las facultades de disposición o gravamen, en igual forma, cada cónyuge conserva a plenitud la propiedad de sus bienes, por consiguiente podrá libremente disponer de los mismos ya a título oneroso o gratuito o, en su caso, someterlo a medidas como la prenda, anticresis o hipoteca. Sin embargo, esta norma sufre algunas restricciones a razón de que su titular no podrá donar más de lo que se pueda donar por testamento si es que tibiera herederos forzosos.
Aquí se advierte un vacío que deberá complementarse con las disposiciones generales que conciernen al régimen patrimonial del matrimonio, pero el régimen de separación de patrimonios protege muy bien la independencia y la libertad de elección de cada uno de los consortes.
A pesar de que la separación de patrimonios y de la teórica independencia de la actuación de los cónyuges, es posible que uno de ellos administre o gestione los bienes a interés del otro, lo que ocurre a consecuencia de un mandato expreso o tácito. Obviamente se basa en el principio de la separación de o9bligaciones y responsabilidad patrimonial, lo que significa en las obligaciones contraídas son de su exclusiva responsabilidad.
En la doctrina española, ambos cónyuges están obligados a contribuir a las cargas del matrimonio y por ende a facilitar los medios financieros necesarios para hacer frente a los gastos que por otra razón se ocasionan. La medida de la contribución se hace por convenio de los cónyuges que establezcan. A falta de convenio debe existir proporción en los respectivos aportes económicos.
Anteriormente se ha dado a conocer que en el régimen de separación de patrimonios en nuestra legislación, cada cónyuge responde del pago de sus obligaciones y demás deudas, lo que significa que estas responsabilidades se cubren con los bienes propios de cada cónyuge. En este sentido se pronuncia el art. 328 del código civil. Debe quedar debidamente establecido que las deudas u obligaciones contraídas con terceros serán afrontadas por su titular con sus bienes propios; sin embargo, el sostenimiento y la educación de los hijos competen a ambos esposos, así como el del hogar constituido lo que desprende el art. 235. En consecuencia no existen problemas en cuanto al «pago de las cargas y responsabilidades que la asumen cada uno de los consortes, porque en cualquier caso responderá con sus bienes propios.

EL DIVORCIO EN SEDE NOTARIAL EN ALGUNOS PAÍSES IBEROAMERICANOS
BRASIL
¿Cómo se establece la Competencia?
En Brasil, la competencia del notario, está autorizada por una norma expresa del Código de Proceso Civil «Articulo 1.124-A»
¿Qué requisitos se exige?
El mutuo consentimiento de los cónyuges
No tener hijos menores de edad, o hijos incapaces;
En el acto de la audiencia, los cónyuges deben estar asistidos por su o sus abogados.
Los cónyuges deben estar separados de hecho, por el plazo de dos años. En este caso es necesario la declaración de por lo menos un testigo.
Si hay sentencia de separación judicial o de cuerpos, basta que haya transcurrido un año.
¿En qué documento consta?
Por escritura publica.
¿Qué aspectos debe contener la escritura pública?
La descripción y la forma como se reparten los bienes comunes. Este es un requisito que de todas maneras debe considerarse, y debe estar incluido en la escritura publica.
La pensión alimenticia
El acuerdo por el cual la mujer retoma su apellido de soltera.
¿Qué documentos se presentan, para sustentar la petición?
El certificado de matrimonio.
El certificado de los hijos, para demostrar que son mayores de edad.
La declaración de por lo menos un testigo, para comprobar la separación de hecho por mas de dos años.
El acuerdo de la división de los bienes comunes.
¿Quiénes participan en el proceso de divorcio en sede notarial?
Los cónyuges, directamente o por medio de sus apoderados.
Deben estar asistidos de un abogado.
La escritura publica, es suficiente para la inscripción en el Registro.
¿Basta la escritura pública o necesita homologación judicial?
Es suficiente la escritura pública que surte sus efectos desde el mismo momento en que se otorga.
Es de advertir, que la ley 11.44º1 del cuatro de enero de dos mil siete, refuerza la naturaleza jurídica del matrimonio en el derecho brasileño, como un contrato solemne. Entonces el matrimonio como cualquier otro contrato, se extingue por mutuo acuerdo, mediante anulación. Para el matrimonio participa el Estado mediante un funcionario o agente público, para el divorcio basta que participe mediante un notario con investidura legal.
COLOMBIA
¿Cómo se establece la Competencia?
En Colombia, se autoriza la competencia del notario por Ley Nº 962 DE 2005 (articulo 34), con el objeto de descongestionar la carga procesal del Poder Judicial.
¿Qué requisitos se exigen?
Mutuo acuerdo entre los cónyuges, expresando que el objeto es el divorcio o el cese de los efectos del matrimonio religioso.
Presentar una petición, al notario, con autorización de abogado.
La petición deberá contener disposiciones sobre el cumplimiento de las obligaciones alimentarias, entre los cónyuges, si es el caso,
El estado en que se encuentra la sociedad conyugal;
Información sobre la existencia o no de hijos menores de edad. Si hay hijos menores de edad, el acuerdo debe comprender:
Como los padres contribuirán a la crianza, ecuación y establecimiento de los hijos.
La cuantía de la obligación alimentaria, indicando lugar u forma de pago
Custodia y cuidado persona de los menores de edad.
Régimen de visitas y la periodicidad de las mismas.
¿Qué documentos se presentan, para sustentar la petición?
Copias o los certificados de matrimonio y nacimiento de los hijos menores de edad.
El poder conferido para la representación de uno de los cónyuges. Debe constar la facultad para suscribir la escritura pública de divorcio.
Concepto del defensor de familia, respecto del acuerdo de los cónyuges sobre las relaciones paterno-filiares, si existen hijos menores de edad. si no lo hubiera, el notario notificará para que emita su concepto dentro de los 15 días siguientes a la notificación, sino lo hace, el notario autorizara la escritura publica, con los acuerdos presentados por los solicitantes.
Si el defensor de familia hace observaciones al acuerdo, los cónyuges quedan obligados a levantar la observación, si no levanta, se supone que han desistido de su petición.
Si los cónyuges adecuan las observaciones, entonces el notario podrá extender la escritura pública, respectiva.
¿En qué documento consta?
En escritura pública
¿Qué aspectos debe contener la escritura pública?
Se protocolizará:
La solicitud: la que deberá contener el acuerdo de los cónyuges por el que pidan la cesación de los efectos del matrimonio religioso, el divorcio; el acuerdo de las obligaciones alimentarias entre los cónyuges, si es el caso, el estado en que se encuentra la sociedad conyugal, se hará referencia si existen hijos menores de edad, si los hubiera: deberá constar el acuerdo: sobre la crianza, educación, el monto de la obligación alimentaria, indicando la forma y el lugar de pago, la custodia y el cuidado personal de los menores de edad, así como el régimen de visitas.
Los documentos anexos.
Y el concepto del Defensor de familia, si fuera el caso.
¿Quiénes participan en el proceso de divorcio en sede notarial?
Los cónyuges directamente o por medio de un apoderado.
El defensor de familia, solo cuando hayan hijos menores de edad. Se le pone en conocimiento los acuerdos arribados, para que emita opinión.
¿Qué trámite especial se requiere?
Si existen hijos menores de edad, debe haber el «concepto del defensor de familia»
¿Basta la escritura pública o necesita homologación judicial?
No es necesaria ninguna homologación, porque el notario comunicará de la escritura pública de divorcio al registro civil, para que se proceda a la anotación respectiva del divorcio declarado.
¿Qué efectos tiene para el matrimonio civil y religioso?
Queda disuelto el matrimonio civil, y cesan los efectos del matrimonio religioso.
El notario extenderá la escritura publica, y pondrá a disposición de los interesados y si estos no comparecen a suscribirlo y habiendo transcurrido dos meses desde que fue puesto a disposición, se entenderá que han desistido de la petición.
Los cónyuges pueden acudir al notario que les convenga.
CUBA
¿Cómo se establece la Competencia?
En Cuba, el notario tiene competencia por ley de fecha diecisiete de diciembre de mil novecientos treinta y siete; el Decreto Ley 154/1994 transfirió el conocimiento del divorcio por mutuo acuerdo a sede notarial.
¿Qué requisitos se exigen?
Una solicitud, en la que podría admitirse que uno solo de los cónyuges lo firme.
Deberá contener:
Los datos de identificación de ambos cónyuges.
Fecha del matrimonio y referencia al registro del estado civil donde fue inscrito.
Nombres y apellidos de los hijos comunes menores, fecha de nacimiento y referencia del registro donde han quedado inscritos.
Convenciones (acuerdos) respecto a:
El ejercicio de la patria potestad sobre los hijos comunes menores.
La determinación de la guarda y cuidado sobre tales hijos.
Régimen de comunicación de los hijos comunes menores con aquel de los padres al que no se le confiera su guarda y cuidado.
Nombres y apellidos del cónyuge que prestará la pensión que corresponda a cada uno de los hijos mencionados y su cuantía.
Nombres y apellidos del cónyuge que una vez disuelto el matrimonio prestará la pensión al otro, si procediere, así como su cuantía.
Las convenciones que hayan determinado los cónyuges sobre la vivienda, si ésta constituyera un bien común del matrimonio.
El destino de los otros bienes que conforman la comunidad matrimonial de bienes, si los cónyuges determinaran liquidarla en el propio acto, para lo cual han de aportar relación concreta de cómo quedaría liquidada, a partir de la adjudicación de bienes propuesta para cada excónyuge.
¿En qué documento consta?
En escritura publica.
¿Qué aspectos debe contener la escritura pública?
Los datos de identificación de ambos cónyuges, fecha del matrimonio y referencia al registro del estado civil donde fue inscrito; nombres y apellidos de los hijos comunes menores, fecha de nacimiento y referencia del registro donde han quedado inscritos.
Convenciones (acuerdos) respecto a: el ejercicio de la patria potestad sobre los hijos comunes menores; la determinación de la guarda y cuidado sobre tales hijos; régimen de comunicación de los hijos comunes menores con aquel de los padres al que no se le confiera su guarda y cuidado; nombres y apellidos del cónyuge que prestará la pensión que corresponda a cada uno de los hijos mencionados y su cuantía; nombres y apellidos del cónyuge que una vez disuelto el matrimonio prestará la pensión al otro, si procediere, así como su cuantía; las convenciones que hayan determinado los cónyuges sobre la vivienda, si ésta constituyera un bien común del matrimonio; el destino de los otros bienes que conforman la comunidad matrimonial de bienes, si los cónyuges determinaran liquidarla en el propio acto, para lo cual han de aportar relación concreta de cómo quedaría liquidada, a partir de la adjudicación de bienes propuesta para cada excónyuge.
¿Qué documentos se presentan?
Los certificados de matrimonio, de nacimiento de los hijos.
El titulo que acredite el dominio sobre la vivienda adquirida en comunidad matrimonial.
De la presentación de estos documentos el notario dará fe de haber tenido a la vista y devolverá en el propio acto a los comparecientes.
¿Quiénes participan en el proceso de divorcio en sede notarial?
Los cónyuges directamente;
Los apoderados, si fueron nombrados.
¿Cómo se considera al divorcio en el derecho cubano?
«…..El divorcio no es un pacto, un mero acuerdo, ni mucho menos un contrato, en el que solo atañen intereses privados, incluso aun cuando no se hayan procreado hijos, Su connotación publica salta a la vista. Las instituciones del Derecho de Familia, no pueden tener el mismo tratamiento legal que el Derecho Civil, porque su naturaleza es diferente…..»
«… El divorcio no puede tener el mismo tratamiento dado a la resolución o al mutuo disenso como causales de extinción de un contrato, porque el matrimonio no es un contrato y el cumplimiento de los deberes que les compete como padres respecto de los hijos habidos de ese matrimonio disuelto, no supone en modo alguno, el cumplimiento de obligaciones de dar, hacer o no hacer, con la regulación que el Código Civil brinda a la exigibilidad de las obligaciones. Incluso el cumplimiento de la obligación de dar alimentos debe tener un enfoque y tratamiento distinto, si bien jurídicamente es una obligación patrimonial mas, a la que resulte aplicable, en principio la teoría general de las obligaciones y con ello las normas jurídicas que le regulan…»
¿Basta la escritura pública o necesita homologación judicial?
Es suficiente la escritura pública, para que el registrador oficial inscriba el divorcio declarado por el notario.

ECUADOR
¿Cómo se establece la Competencia?
En Ecuador, se autoriza la competencia del notario, por La ley notarial
¿Qué requisitos se exige?
Mutuo consentimiento, entre los cónyuges.
Los cónyuges no deben tener hijos menores de edad o hijos bajo se dependencia.
La petición presentada por los cónyuges, declarando bajo juramento; que expresan su voluntad de disolver el vínculo matrimonial. Esta debe estar autorizada por abogado.
¿En qué documento consta?
Acta Protocolizada. En la que se declarará disuelto el vínculo matrimonial.
¿Qué aspectos debe contener el acta?
El reconocimiento de sus respectivas firmas y rubricas de la petición presentada.
En el momento de la audiencia los cónyuges deben ratificar libremente y en voz alta su voluntad de divorciarse.
¿Quiénes participan en el proceso de divorcio en sede notarial?
Los cónyuges directamente o; a través de procuradores especiales
¿Qué trámite se observa?
Admitida la solicitud, el notario les citará dentro de un plazo no menor de sesenta días, a una audiencia.
¿Basta el acta notarial o necesita homologación judicial?
El notario oficiara al registro civil, para la anotación marginal respectiva y el registrador debe devolver una copia certificada para que sea incorporada en el registro notarial.
Si a la primera audiencia las partes o cualquiera de ellas no asisten, el notario, señalara nueva fecha, dentro de los 10 días siguientes a la fecha de la petición. Si en la segunda no asisten, el notario, archivara la petición.
Los países que admiten el trámite del divorcio en sede notarial, coinciden en la presentación de los documentos que prueben; la existencia del matrimonio, con el certificado de matrimonio; la existencia de los hijos, con los certificados de nacimiento; la inexistencia de los hijos con la declaración jurada que formulan ambos cónyuges; la aprobación de los extremos acordados: tenencia de los hijos, alimentos, visitas, disposición de los bienes, con la participación de los representantes del ministerio publico, del defensor de familia; el documento donde conste la opinión o dictamen o en su caso la aprobación de los acuerdos que hacen, aquellos que tienen la responsabilidad de velar por los menores, con la copia certificada de la sentencia judicial firme o acta de conciliación; con el Testimonio de la Escritura Pública de sustitución o liquidación del régimen patrimonial, inscrita en los Registros Públicos.

COMPETENCIA PARA EL CONOCIMIENTO DE PROCEDIMIENTOS DE SEPARACION CONVENCIONAL Y DIVORCIO ULTERIOR DENTRO DEL AMBITO DE LA LEY N° 29227.-
La competencia para conocer o tramitar los procedimientos no Contenciosos de Separación Convencional y Divorcio Ulterior en Municipalidades y Notarías establecidas pos la Ley Nº 29227 y su Reglamento, se determinan en relación al último domicilio conyugal; es decir, el ámbito territorial donde los cónyuges que buscan divorciarse convivieron, cabe aclarar que también son competentes las autoridades municipales donde se celebró el matrimonio civil.
Para ello solo es necesario presentar una declaración jurada, donde se indique cuál fue su último domicilio, y por ende, poder postular su solicitud ante el notario (éste profesional a la vez tiene que ser abogado) de la provincia o municipalidad provincial o distrital de su jurisdicción.
Los notarios y autoridades ediles competentes, deben de tener un ambiente adecuado donde se puedan realizar las diligencias prescritas por Ley; asimismo en el caso de las municipalidades, éstas deben estar debidamente acreditadas por el ministerio de Justicia.
Cabe enfatizar que la competencia de la autoridad sustanciadora del procedimiento, es de carácter territorial; es decir, que es competente el notario o autoridad municipal para conocer del trámite no contencioso de separación convencional y divorcio ulterior, aquel de el del último domicilio conyugal, lo cual se demuestra con una simple declaración jurada realizada pos ambas personas, donde consignan la dirección exacta de la última morada que compartieron como cónyuges.
Es de aclarar que en la actualidad en la provincia del Cusco, se encuentran registradas y/o acreditadas solamente dos municipalidades, las mismas que se consignan :
1. La Municipalidad Provincial del Cusco, mediante Resolución Ministerial Nº 307-2008-JUS/DNJ, sin embargo su acreditación a la fecha, se encuentra vencida.

2. La Municipalidad Distrital de Wanchaq, mediante Resolución Ministerial Nº 358-2009-JUS/DNJ, acreditación que a la fecha, se encuentra vigente.
REQUISITOS DE LA SOLICITUD.-
Pero para mejor detalle, se va a desglosar cuáles son los requisitos que deben reunir las solicitudes que se postulan ante notario o funcionario municipal.
De conformidad con lo establecido en el artículo 4° de la Ley, sólo pueden acogerse al procedimiento no contencioso de separación convencional y divorcio ulterior los cónyuges que cumplan con los siguientes requisitos –se tratarán los requisitos que serán en el futuro materia de investigación-:
1) No tener hijos menores de edad o de tenerlos, contar con sentencia judicial firme o acta de conciliación emitida conforme a la Ley Nº 26872 y su Reglamento, respecto a los regímenes de ejercicio de la patria potestad, alimentos, tenencia y visitas de los hijos menores de edad.
2) No tener hijos mayores con incapacidad, o de tenerlos, contar con sentencia judicial firme o acta de conciliación emitida conforme a la Ley Nº 26872 y su Reglamento, respecto a los regímenes de ejercicio de la curatela, alimentos y visitas de los hijos mayores con incapacidad.
Para el caso de estos hijos mayores con incapacidad, los cónyuges deberáncontar, además, con la copia certificada de las sentencias que declaran lainterdicción de aquellos y el nombramiento de su curador.
A estos requisitos se les hace la siguiente observación: Quien testifica el hecho de tener hijos menores edad o aún peor, tener hijos mayores de edad con incapacidad.
Aunque así lo determina la Ley en su artículo 4°, el artículo 5° da la posibilidad abierta de sustituir los requisitos antes nombrados por simples declaraciones juradas como a continuación se transcribe:
Artículo 6.- Anexos de la solicitud
La solicitud de separación convencional y divorcio ulterior se presenta por escrito, señalando nombre, documentos de identidad, último domicilio conyugal, domicilio de cada uno de los cónyuges para las notificaciones pertinentes, con la firma y huella digital de cada uno de ellos. El contenido de la solicitud expresa de manera indubitable la decisión de separarse.
A la solicitud se adjuntan los siguientes documentos:
c) Declaración jurada, con firma y huella digital de cada uno de los cónyuges, de no tener hijos menores de edad o mayores con incapacidad; (d) Copia certificada del Acta o de la Partida de Nacimiento, expedida dentro de los tres (3) meses anteriores a la fecha de presentación de la solicitud, de los hijos menores o hijos mayores con incapacidad, si los hubiera;
e) Copia certificada de la sentencia judicial firme o del acta de conciliación respecto de los regímenes de ejercicio de la patria potestad, alimentos, tenencia y visitas de los hijos menores, si los hubiera;
f) Copia certificada de la sentencia judicial firme o del acta de conciliación respecto de los regímenes de ejercicio de la curatela, alimentos y visitas de los hijos mayores con incapacidad, si los hubiera;
g) Copias certificadas de las sentencias judiciales firmes que declaran la interdicción del hijo mayor con incapacidad y que nombran a su curador;
Empero, se debe incidir en el inciso C) del artículo 5° de la Ley, en el sentido de que ante la ausencia de hijos menores de edad o mayores con incapacidad, solamente es necesaria la presentación de una simple declaración jurada, indicando lo antes mencionado. Sin embargo, pongámonos en el caso de que por el simple hecho de obtener el divorcio, ya sea por la razón que sea, una pareja de aún cónyuges con hijos menores de edad, o de repente lo que es aún peor, con hijos mayores con incapacidad, niegan u ocultan ese “pequeño detalle” y simplemente presentan una declaración jurada, obviamente faltando a la verdad, quien o mejor dicho qué mecanismos existen para contrastar dicha declaración a claras luces atentatoria contra la integridad y desarrollo de los hijos menores de edad y mayores con incapacidad, lamentablemente no existe ningún mecanismo que lo haga; y lo que es peor, este procedimiento se puede llevar de manera muy reservada, en el sentido que no existen testigos que obligue la norma, tampoco se ordena hacer publicaciones del acto solicitado.
Es evidente, que ante la falsedad en la declaración respecto de los hijos, serían ellos los más perjudicados, pues, no se tomaron los recaudos que todo hijo de condiciones vulnerables necesita, los cuales son, el derecho a tener padres que cumplan con sus obligaciones de alimentos, visitas, y de su tenencia.
Y aunque suene irónico, la Ley N° 29227 en su artículo 7° dice: “Se presume que todos los documentos y declaraciones formuladas por los cónyuges responden a la verdad de los hechos que ellos afirman, con sujeción a las responsabilidades civiles, penales y administrativas establecidas por ley.”; entonces, un padre que busca el divorcio ulterior ocultando el hecho de tener hijos menores de edad, y luego de obtenido este ansiado divorcio, asumirá las responsabilidades civiles, penales y administrativas que acarrea su falsa declaración. Obviamente es un tema delicado que merece una profunda revisión, ya que vulnera el principio del interés superior del niño y del adolescente; así como los derechos del mayor con discapacidad.

LA SEPARACION CONVENCIONAL.-
Es una institución del Derecho de Familia que consiste en la interrupción de la vida conyugal por decisión judicial que suspende los deberes relativos al lecho y habitación, y pone fin al régimen patrimonial de la sociedad de gananciales.
«En la doctrina moderna se considera a la separación de cuerpos como una institución absolutamente independiente de la figura del divorcio. En la separación de cuerpos solo se produce el decaimiento conyugal y no precisamente su terminación o disolución, por eso podría ser tomado como una causa de divorcio, es decir, como un medio para llegar a él, pero no como el divorcio mismo».
Sabemos que los efectos de la Separación de Cuerpos, entre otros serán: la suspensión de los deberes relativos al lecho y habitación; fin del régimen patrimonial de la sociedad de gananciales y la subsistencia del vínculo matrimonial.
Cosa distinta es la Separación de hecho. «el estado jurídico en que se encuentran los cónyuges, quienes sin previa decisión jurisdiccional definitiva, quiebran el deber de cohabitación en forma permanente, sin que una necesidad jurídica lo imponga, ya sea por voluntad de uno o de ambos esposos».
Dentro del Procedimiento No Contencioso de Separación Convencional y divorcio Ulterior, se determina que habiendo transcurrido el término indicado en Ley luego de la substanciación de la solicitud, en audiencia ante notario o funcionario municipal autorizado, las partes (es decir, los aún cónyuges o sus representantes con poder debidamente inscrito en el Registro Personal de los Registros Públicos, de ser el caso), deben manifestar su voluntad de ratificarse en la solicitud hecha primigeniamente; de ser el caso, la autoridad competente en la misma acta, o en una posterior dada la manifiesta voluntad de los soliciantes, declara la separación convencional de los mismos, llamado de otra manera por la doctrina como la Separación de Cuerpos o también conocida como la Separación Personal.
La Separación de Cuerpos es considerada como una institución del Derecho de Familia que consiste en la interrupción de la vida conyugal por en este caso declaración del notario o funcionario municipal; que suspende los deberes relativos al lecho y habitación.
Tengamos en cuenta que por la separación de cuerpos no se extingue aún definitivamente el vínculo matrimonial, ya que éste solo podrá ser disuelto en un segundo momento denominado divorcio ulterior.

EL DIVORCIO ULTERIOR.-
El divorcio propiamente dicho es la disolución del vínculo matrimonial que se obtiene por sentencia judicial, y a raíz de la nueva Ley, ahora ante notarios y municipalidades debidamente acreditadas.
Asimismo, se dice que el divorcio es la ruptura o disolución del vínculo matrimonial, en virtud de una providencia judicial, dictada con arreglo a la ley.
El divorcio como medio que busca la disolución, la ruptura del vínculo matrimonial dejando a los cónyuges libres; pero si hubiera hijos, se determina la responsabilidad que se tiene, respecto a los alimentos, a las visitas, y la disposición de los bienes habidos durante la vigencia del matrimonio.
Para acceder a este último tramo, los cónyuges deben esperar dos meses desde la expedición del acta de declaración de separación convencional, para a través de una solicitud con el carácter de minuta, soliciten a la autoridad que venía tramitando el procedimiento, extienda la escritura pública o instrumento pertinente de declaración de divorcio ulterior.
Es más, es tan contemplativa y permisiva esta Ley, que faculta a cualquiera de los aún cónyuges a solicitar se concluya el procedimiento; es decir, no es necesario que ambos peticionantes se apersonen de manera conjunta a solicitarlo, basta con que únicamente uno de los dos lo solicite.
Pese a que nuestro estado, reconoce a la familia como fin supremo de la sociedad, el mismo regula una ley que lo único que hace es tratar el divorcio (fin del matrimonio), como un trámite ligero y al parecer si mayor importancia.
Se podría decir, en síntesis, de acuerdo con esta concepción, que mientras que el matrimonio como acto es un contrato, como estado es una institución»
Posición, que el Código Civil peruano, habría adoptado, aun cuando no se señale en forma expresa.
¿Basta la escritura pública o necesita homologación judicial?
Bastará la escritura pública, con los partes que expida el notario, se inscribirá la disolución del matrimonio, al margen del acta donde consta el matrimonio,

ANTECEDENTES.-
El presente trabajo carecerá de antecedentes por ser inédito.
DEFINICION DE TERMINOS.-
Acta de conciliación.- Documento que expresa la manifestación de voluntad de las partes en la conciliación realizada de acuerdo a la Ley Nº 26872 y su Reglamento aprobado por Decreto Supremo Nº 004-2005-JUS. El acta que contenga el acuerdo conciliatorio constituye «Título de Ejecución».
Acta notarial.- Instrumento público protocolar, autorizado por el notario que contiene el resultado del acto de ratificación en la separación convencional y, en su caso, la declaración de la misma.
Copia certificada.- Copia de documento original, expedida y suscrita por autoridad competente.
Alimentos.- Lo que es indispensable para el sustento, habitación, vestido asistencia médica, educación, instrucción, capacitación para el trabajo y recreación, según la situación y posibilidades de la familia, de acuerdo a ley.
Competencia.- Facultad del alcalde o del notario para conocer del procedimiento no contencioso de separación convencional y divorcio ulterior, establecida en la Ley.
Cónyuges.- Varón y mujer que se han unido voluntariamente mediante el matrimonio, a fin de hacer vida común.
Curatela.- Institución que provee al cuidado de la persona y de los bienes del mayor de edad incapaz declarado interdicto.
Patria potestad.- Deber y derecho de los padres de cuidar de la persona y bienes de sus hijos menores.
Tenencia de menor.- Derecho, deber y responsabilidad que asume uno de los padres de la niña, niño o adolescente, de velar por su desarrollo integral cuando se encuentren separados de hecho.
Declaraciónjurada.- Manifestación escrita de los cónyuges bajo juramento de que la información proporcionada es verdadera.
Divorcio ulterior.- Disolución del vínculo matrimonial.
Domicilio conyugal.- El último domicilio que compartieron los cónyuges, señalado en declaración jurada suscrita por ambos.
Notario.- Profesional del derecho que está autorizado para dar fe de los actos y contratos que ante él se celebren y para la tramitación de asuntos no contenciosos previstos en la ley de la materia. Su función también comprende la comprobación de hechos.
Alcalde.- Representante legal de la municipalidad acreditada por el Ministerio de Justicia, elegido en elecciones municipales.
Procedimiento no contencioso.- Procedimiento en el que no existe controversia o incertidumbre jurídica que resolver.
Escritura pública.- Instrumento público protocolar, autorizado por el notario conforme lo dispuesto por la ley de la materia.
Sentencia judicial firme.- Resolución judicial que resuelve una controversia, contra la que no cabe recurso impugnatorio.
Separación convencional.- Acuerdo voluntario de los cónyuges para separarse legalmente en su matrimonio.

HIPÓTESIS.-
«Son perjudicados los hijos menores de edad y mayores con incapacidad, en relación a una falsa declaración jurada de no tenerlos dentro del Procedimiento No Contencioso de Separación Convencional y Divorcio Ulterior en Municipalidades y Notarías».
VARIABLES
VARIABLE INDEPENDEIENTE
La falsa Declaración jurada de no tener hijos menores de edad o mayores con incapacidad como requisito del Procedimiento No Contencioso de Separación Convencional y Divorcio Ulterior en Municipalidades y Notarías.
VARIABLE DEPENDIENTE
La desprotección de los hijos menores de edad.
La desprotección de los hijos mayores con incapacidad.

METODOLOGÍA
ÁMBITO DE ESTUDIO.-
Municipalidad Distrital de Wanchaq y Notaría de Cusco.
Tipo de Investigación.- Aplicativa.
Muestra.- Expedientes tramitados en la primera mitad del año 2014.

RECURSOS Y PRESUPUESTOS.-
RECURSOS HUMANOS.-
S/.3,000.00 (TRES MIL CON 00/100 NUEVOS SOLES).
RECURSOS MATERIALES.-
S/.1,000.00 (UN MIL CON 00/100 NUEVOS SOLES).
TOTAL: S/.4,000.00 (CUATRO MIL CON 00/100 NUEVOS SOLES).

CRONOGRAMA
ACT. \ TIEMPO JUNIO JULIO AGOSTO SETIEMBRE DICIEMBRE ENERO
PREPARACION DE TESIS X
REDACCION FINAL X
PREPARACION DEL ESQUEMA X
ELABORACION DEL MARCO DOCTRINARIO
X
APLICACIÓN TRABAJO DE CAMPO
X
ORGANIZACIÓN E INTERPRETACUION DE LA INFORMACION RECOLECTADA

X
REDACCION DE INFORME FINAL DE TESIS
X
PRESENTACION DE TESIS
X

CONCLUSIONES

1. La Ley Nº 29227, no blinda y/o protege de manera adecuada a los hijos menores de edad ni mayores con incapacidad de los cónyuges que pretenden divorciarse.
2. La simple declaración jurada de no tener hijos menores de edad ni mayores con incapacidad dentro del matrimonio, sin mayor contraste, atenta contra el bienestar, el interés superior del niño y a la larga contra el desarrollo familiar.
3. La desprotección de los hijos menores de edad ni mayores con incapacidad dentro del matrimonio dentro del ámbito de la Ley Nº 29227, es un vacío que debería sanearse en beneficio del desarrollo familiar.

RECOMENDACIONES

1. Que al haberse expedido la Ley N° 29227 que regula el Procedimiento no contencioso de la Separación Convencional y Divorcio Ulterior en las Municipalidades y las Notarías, dada la trascendencia de los derechos de los hijos matrimoniales tienen para la sociedad y familia y que son resueltos en éstas sedes, el legislador debe de proponer adicionalmente la forma de intervención del representante del Ministerio Publico como defensor de los derechos de los menores dentro del matrimonio disuelto, por ser de interés de la sociedad.
2. El requisito de la presentación de la declaración jurada de no tener hijos menores de edad ni mayores con incapacidad dentro del matrimonio, debe suprimirse o en todo caso cambiarse por un requisito de mayor contraste para el bienestar, el interés superior del niño y el pleno desarrollo familiar.
3. Al considerarse un vacío de la Ley Nº 29227, la desprotección de los hijos menores de edad y mayores con incapacidad, éste debe de remediarse a través de una modificatoria de la misma norma.

BIBLIOGRAFIA
RODRIGUEZ DOMINGUEZ, ELVITO A.- Manual de Derecho Procesal Civil. 2da edición, Lima – Perú, 1998.
SOTO GAMERO, JOHN.- Los Asuntos no Contenciosos en sede Notarial. 1ra edición, Lima, Perú.- Guy Editores E.I.R.L., 2010.
GUTIERREZ DIAZ, JORGE.- El [_dzNotario y los procesos No Contenciosos1ra edición, Lima, Perú.- Guy Editores E.I.R.L., 2011.
CÓDIGO CIVIL edición, Lima, Perú.- Juristas Editores E.I.R.L., 2006.
ARIAS-SCHREIBER PEZET, Max, EXÉGESIS DEL CÓDIGO CIVIL PERUANO DE 1984. Gaceta Jurídica Editores. Lima, agosto de 1997.
PERALTA ANDÍA, Rolando. DERECHO DE FAMILIA EN EL CÓDIGO CIVIL. Primera Edición Edit. Importaciones y Distribuciones Moreno S.A. 1993.

LINKOGRAFÍA
http://vlex.com.pe/tags/divorcio-ulterior-concepto-3401126
http://sobretododebates.blogspot.com/2008/05/separacin-convencional-y-divorcio.html
http://sistemas3.minjus.gob.pe/sites/default/files/documentos/acreditacion_muni/reg-muni-020414.pdf

INDICE
PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA 1
FORMULACIÓN DEL PROBLEMA 3
OBJETIVOS DE LA INVESTIGACION 3
OBJETIVO GENERAL 3
OBJETIVOS ESPECIFICOS 3
JUSTIFICACIÓN DE LA INVESTIGACIÓN 3
MARCO TEORICO 4
INTRODUCCION 4
EL MATRIMONIO 7
REGIMEN PATRIMONIAL DEL MATRIMONIO 10
LA SOCIEDAD DE GANANCIALES 10
EL ACTIVO PATRIMONIAL 12
SEPARACION DE PATRIMONIOS 20
EL DIVORCIO EN SEDE NOTARIAL – OTROS PAISES 24
COMPETENCIA 34
REQUISITOS DE LA SOLICITUD 35
LA SEPARACION CONVENCIONAL 39
EL DIVORCIO ULTERIOR 41
ANTECEDENTES DE LA INVESTIGACION 43
DEFINICION DE TERMINOS 43
HIPÓTESIS 45
VARIABLES 45
METODOLOGÍA 46
RECURSOS Y PRESUPUESTOS 47
CRONOGRAMA 48
CONCLUSIONES 49
RECOMENDACIONES 50
BIBLIOGRAFIA 51
MAESTRIA EN DERECHO CIVIL Y PROCESAL CIVIL

TEMA:
PROTECCION DE LOS HIJOS MENORES DE EDAD Y MAYORES CON INCAPACIDAD EN EL PROCEDIMIENTO DE SEPARACION CONVENCIONAL Y DIVORCIO ULTERIOR EN LAS MUNICIPALIDADES Y NOTARIAS EN LA CIUDAD DE CUSCO

DOCENTE: HUGO MINAYA CHIRINOS.
ALUMNO: JESUS ECHKARD FERNANDO
PALOMINO GONZALES

CUSCO – 2014

Check Also

MODELOS DE PODER FUERA DE REGISTRO

MODELOS DE PODER FUERA DE REGISTRO   OTORGA      :  PERU MOTO TOURS S.A.C. A FAVOR …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *